viernes, 17 de julio de 2015


¿Cómo evitarlas?

A la hora de empezar una actividad física, nuestros cerebros suelen buscar excusas para dilatar ese momento.
Las más escuchadas, por lo menos por mis oídos, son...
"Empiezo el lunes."
"Hace frío... empiezo en Septiembre."
"No tengo tiempo,"
"No puedo pagar un gimnasio o entrenador personal."
"Soy mal@para esto, no coordino."

Todas son sólo excusas que nos impiden accionar y mejorar nuestra calidad de vida diaria.
Podes empezar cualquier día de la semana, el día que sientas que tenés ganas de moverte.
El frío no es impedimento, todo lo contrario, y es muy beneficioso ponerte en movimiento antes que llegue la primavera. Pensalo como hábito de vida, no como inicio de temporada.
No necesitas disponer de mucho tiempo para poder hacer ejercicio ¿Tenés 10 minutos?
Tampoco necesitas una gran suma de dinero para moverte, todo depende lo que necesites y puedas hacer.
Para realizar actividad física no tenés que ser el más hábil o fuerte, sólo es cuestión de intentarlo...el resto viene solo.

Así que te invito a pensar en positivo, no dejes que las excusas te ganen, acordate que todo sirve.
Podés enviarme tu consulta si te puedo ayudar.

Julio es un excelente mes para empezar...
Ci vediamo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario